(^ • ^) Escribe tu búsqueda

Hoy en día, con el crecimiento desbordado de tecnología en el mundo y con la creación de cada vez más objetos que nos facilitan la vida, nos vemos expuestos a computadores, celulares, televisores o tablets durante muchas horas. Esto, además de obligarnos a estar sentados o acostados a lo largo del día, despierta una pregunta frecuente en las familias: ¿cómo debe ser la relación entre niños y pantallas?

Estudios realizados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirman que actualmente uno de los problemas más graves que presentan los niños en el mundo es el sedentarismo. Por eso no es casualidad que el auge de la tecnología coincida con un aumento de personas con sobrepeso, sobre todo niños y niñas. ¿Cuál es el principal consejo? Que los niños vuelvan a jugar, lo que significa reducir su consumo frente a las pantallas móviles.

No se trata de romper la relación entre niños y pantallas, ni de alejar la tecnología de ellos, sino de ayudarles a convertirse en consumidores de contenido digital responsables y críticos para que puedan regular el uso de forma consciente.

Ese es precisamente el debate central del próximo capítulo de Todo lo que vemos, que se emite este sábado 21 de noviembre, con la psicóloga Viviana Quintero, experta en niñez, tecnología y entornos digitales.

Niños y pantallas: 5 tips para el consumo responsable de tecnología

Niñas y pantalla. Mi Señal en el stand de RTVC en SOFA 2018.

Con ánimos de saber a grandes rasgos qué deberían hacer los padres para empezar a tener consciencia en ese consumo responsable de tecnología para sus hijos e hijas, le pedimos a la doctora Viviana que nos diera cinco tips o consejos para lograrlo.

1. Acercar a los niños a las pantallas de acuerdo a su nivel de desarrollo

Cuando vamos a exponer a los niños y niñas a pantallas con contenidos digitales, es importante tener en cuenta las edades recomendadas para acceder a este tipo de contenidos.

La Academia Americana de Pediatría y la Organización Mundial de la Salud recomiendan que entre menos pantallas vean es mejor.

En lo posible antes de los 2 años se deberían evitar las pantallas para que los niños puedan jugar en el mundo real, que es la forma en la que mejor aprenden.

Después de los dos años se recomiendan pantallas máximo una hora al día de manera que ellos puedan dedicar el resto del tiempo a actividades que sean importantes para su desarrollo.

2. Reconocer la clasificación de los contenidos que consumen los niños, niñas y adolescentes a través de las pantallas.

Todos los contenidos digitales o de televisión abierta tienen categorizaciones por edad, que nos indican si son aptos para ser vistos por niñas, niños y adolescentes dependiendo su edad y si hay contenidos que pueden ser riesgosos para ellos de alguna manera.

Es fundamental que a la hora de descargar aplicaciones, de acceder a contenidos digitales, o incluso en contenidos de televisión abierta, revisemos la clasificación de esos contenidos, de manera que podamos estar tranquilos respecto a la seguridad de los niños y niñas.

3. Acompañar a los niños, niñas y adolescentes en el consumo de los contenidos que les gustan.

Es importante que, cuando los niños están consumiendo contenidos de sus influenciadores favoritos, de sus canales o plataformas preferidas, eventualmente nosotros como papás los acompañemos a ver alguno o interactuar en estos espacios.

De esta manera sabremos qué es lo que les interesa de ellos, fortaleceremos un enlace de confianza con y además, estaremos más actualizados acerca de la información que está circulando en el mundo digital.

4. Configurar aplicaciones de control parental cuando los niños y niñas se conectan a través de pantallas móviles.

La configuración de control parental o aplicaciones de control parental permiten que la tecnología que se le suministra a los niños sea una tecnología segura. Cuando instalamos este tipo de software en los dispositivos que utilizan los niños podemos, además de monitorear el contenido, regular el tiempo que pasan conectados y decidir a qué tipo de plataformas o de contenidos acceden.

5. Definir normas y límites para el uso de pantallas.

Las niñas, niños y adolescentes, por su nivel de desarrollo, tienen dificultades a la hora de regular su conducta y dejar de hacer las cosas que les gusta.

Como los contenidos que reciben en las pantallas son altamente llamativos para ellos porque tienen una gran cantidad de estímulos, es fundamental que nosotros ayudemos a los niños a desconectarse y a regular el consumo de contenidos en línea mediante el establecimiento de normas y límites parentales. 

Adicionalmente, se recomienda incluir zonas de la casa donde todos los habitantes de la casa deban estar desconectados (habitaciones en horas de la noche, el comedor, etc.) y otras donde se puedan conectar (sala de la casa, estudio, etc.). Pues el ejemplo de los adultos es una de la mejores maneras de transmitir nuevos hábito y para ellos será más sencillo inteiorizarlos.

También es importante poner esos límites en los contenidos que ellos puedan ver. Si se trata de contenidos potencialmente riesgosos, que ellos mismos sean los que nos avisen si están expuestos a ellos para poder prevenir la situación.

Te puede Interesar