(^ • ^) Escribe tu búsqueda

“Ser niño es no conocer el término barrera, es luchar por lo que se quiere ser niño es sonreír, es gozar y divertirse. Ese soy yo”

Si pensamos en literatura infantil, hay un escritor que no podemos pasar por alto. Él es Jairo Aníbal Niño, el hombre que encontró su vocación por la escritura en la inocencia y la curiosidad de los niños. Por eso en este mes dedicado a las letras en Mi Señal recordamos a este gran escritor que dejó grandes lecturas para grandes y chicos.

Nació el 5 de septiembre de 1941 en Moniquirá (Boyacá). Creció en medio de una familia muy tradicional y desde los cinco años se enamoró de las letras con el libro las “Mil y una noches”. En su juventud emprendió un gran viaje por Colombia, tiempo en el que fue ayudante de camión, actor de teatro, mago y marinero. Esta última profesión la consideró como uno de los mejores regalos de su vida, pues para él navegar era la manera perfecta de descubrir el mar que llevamos por dentro.

Su acercamiento con el arte lo hizo a través de la pintura, luego llegó al teatro en el que actuó, dirigió y escribió varias obras. Una de sus más representativas es el Monte Calvo, con la que obtuvo su primer premio en el Festival Nacional de Teatro en 1966 y al año siguiente recibió el galardón a mejor espectáculo libre del V Festival Mundial de Teatro de Nancy en Francia.

La niñez, la naturaleza, los paisajes e historia de su natal Boyacá fueron la mayor influencia de sus escritos. Además, la capacidad con la que los niños comprenden el mundo hizo que a finales de la década de los setenta se interesara por la literatura infantil. De ahí nacen grandes obras como Zoro, un libro que figura entre lo mejor del género infantil en Colombia; y La alegría de querer, un libro de poemas de amor para niños y jóvenes inspirados en esa cotidianidad de la vida infantil. Perfecto para iniciar la lectura en los niños.

Entre sus obras se destacan: Zoro, De las Alas Caracolí, La alegría de querer, Monte Calvo, Las bodas de lata, Dalia y Zazir, Preguntario, entre otras. Algunas fueron traducidas al inglés, francés, portugués, alemán y chino.

A lo largo de su carrera recibió varias distinciones. Entre ellas se encuentran el Premio Nacional de Literatura Infantil ENKA, el premio Cuchillo Canario de Narración, el premio Caracol al Mérito, el premio Misael Valentino. En 1992, su libro Preguntario fue incluido a la lista de honor de la Organización Internacional para el Libro Juvenil (IBBY).

Sus escritos, sin duda, dejaron un gran precedente en la literatura colombiana. Sus historias nos permite refugiarnos en un mundo sin marcas sociales. Nos enseñó que no solo se necesita la imaginación para volar, el corazón y la aceptación de sí mismos también es importante. Les recordó a los adultos la maravilla de estar enamorados, y de una manera magistral, logró plasmar esos sentimientos que teníamos cuando éramos niños.

Jairo Anibal Niño murió el 30 de agosto de 2010, rodeado de su familia y con la gran convicción de que en las aulas de clases los niños tienen muchas cosas que enseñarles a los profesores.

¿Te ha gustado esta historia? Te invitamos a conoer un poco más sobre las obras más destacadas de Jairo Anibal Niño.  

 

Tambien te puede interesar: 

Te puede Interesar